Mejora tu calidad de Vida: pensamientos z35W7z4v9z8w

Informacion sobre ley de atraccion. Recopilacion de pensamientos positivos

Mostrando entradas con la etiqueta pensamientos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pensamientos. Mostrar todas las entradas

7 de abril de 2012

Como Atraer Prosperidad

6 de abril de 2012

Documental ''TU PUEDES SANAR TU VIDA''



En esta pelicula la señora louise l. hay te dice como puedes sanar tu vida cambiando nuestra forma de pensar usando confirmaciones positivas.

18 de marzo de 2012

Aprende convertir a tu cerebro en un aliado


¿Sabias que nuestras mentes generan 70.000 pensamientos al día?. Entre tanta variedad, ¿cómo es posible que tomemos decisiones y que, además, sean acertadas? Fernando Botella, conferenciante, 'coach' y biólogo especializado en el funcionamiento del cerebro, lo explica en su libro '¡Atrévete!', prologado por el entrenador de tenis Toni Nadal y en el que defiende que ser feliz es una opción personal.

Botella, quien también participa en el libro coral recién publicado sobre neurociencia 'Tu cerebro lo es todo', asegura que aprender a elegir de un modo consciente es la clave para vivir en positivo.

-¿Cómo convencer al cerebro de que la vida está para ser vivida y no pensada?

Lo primero está relacionado con disfrutar la vida. Biológicamente hablando nos han enseñado a que estemos atentos o preocupados porque todo lo que ocurre fuera nos puede dañar.

En mi opinión y en el de la neurociencia, vivimos muy preocupados. Hay la Universidad de Harvard que constata que el 92% de las preocupaciones que tenemos cada día nunca sucederán y el responsable es nuestro propio cerebro que, a través de la amígdala, nos hace estar pendientes de donde nos pueden hacer daño.

Eso hace que pensemos más la vida y no la disfrutemos y por eso el ser humano está pendiente de lo que no está haciendo.


-Usted cuenta que una persona tiene 70.000 pensamientos al día. ¿Cómo quedarse con los positivos?

Con la elección consciente, que conforma la capacidad de autodeterminación. Las personas somos más felices cuando podemos tomar nuestras propias decisiones y las llevamos a cabo.

Que yo tenga la capacidad de pararme hará que lo mismo realice una acción diferente. Un ejemplo: una empresa de calzados manda a dos representantes a vender a África y cada uno de ellos manda un telegrama con una respuesta diferente.

El primero de los vendedores dice que allí es imposible vender zapatos porque los africanos van descalzos. El segundo que la empresa se va a forrar porque no llevan zapatos y hay un gran mercado. En cada momento de nuestra vida hay un instante de oportunidad para alterar la realidad percibida, para cambiarla.

-¿Cómo alterar esa realidad

El pensamiento interpretativo es lo que hace que estemos eligiendo. Víctor Frankl, en 'El hombre en busca de sentido', dice que la última libertad del ser humano es la elección de la actitud, que para mí es la predisposición mental con la que nos enfrentamos a la realidad.

En la medida en la que puedas modificar estos filtros también tenemos la posibilidad de tener múltiples pensamientos sobre una realidad. Para mí ése es el concepto de elección. El cerebro tiene que ahorrar energía, tiene que garantizar la supervivencia.

Por ejemplo, si yo te pido que pienses rápido en una flor... ¿Ha sido una margarita?

-Pues sí, ha sido una margarita

Es lo primero que aprendimos, a dibujar una margarita y tendemos a simplificar. El mensaje que hay detrás es que el cerebro va así por la vida, repitiéndose.

-Y cómo salir de ese comportamiento automático

Como te decía antes, para mí lo fundamental es la atención consciente. Lo que nos diferencia de los animales es que somos capaces de vivir la vida con conciencia.

Con esa conciencia ya generas alternativas. Según el neurocirujano Bejamin Libet hay un cuarto de segundo de retardo entre el momento en el que una persona siente un impulso y entre el momento en el que actúa. Si te das ese cuarto de segundo de poner atención consciente, te puedes cuestionar las decisiones. Me paro para elegir mejor.

Eso es poner conciencia. De vez en cuando, cuando te interese, párate y pon atención consciente.

-¿Es posible entrenar la atención consciente?

Yo propongo parar tres o cuatro veces al día y crearte una cultura a ti mismo de pararte a pensar aunque sea un minuto o dos. Te va a ayudar a dos cosas: a hacer una revisión apreciativa y a verte a ti mismo en los momentos que más te gustan.

¿Cuántas veces te paras a tomarte un café contigo mismo? A pensar en ti. En general, no lo hacemos. No pasa nada porque te dediques cinco minutos al día.

-Aboga por eso que está ahora tan de moda que es desaprender

Sí, se ha puesto de moda por un anuncio, pero desde el mundo del 'coaching' lo llevamos diciendo desde hace años. Cuando los seres humanos hemos dejado de aprender a través del juego la forma de aprender que tenemos es el desaprendizaje porque me lleva a cuestionarme las cosas que ya sabía.

Los agricultores dejan los terrenos en barbecho, sin sembrar, para que después puedan volver a producir. Así es la naturaleza, las células se renuevan cada día, pero no somos capaces de cambiar de opinión, de adaptarnos, porque no tenemos capacidad de desaprender.

-Propone que se dejen de usar los verbos en forma condicional. ¿Tan importante es nuestra forma de hablar?

El verbo en condicional me molesta. En mi opinión no lo necesitamos porque provoca postergación, victimismo.

Cuando por ejemplo decimos "si yo tuviera 20 años menos" para justificar que no hacemos algo, nos ayuda a movernos en el pasado, nos deja tranquilos, nos pone en posición de queja. Me interesa mucho más el presente de indicativo o el infinitivo porque son formas verbales que me accionan.

-¿El perfeccionismo genera infelicidad?

La autoexigencia la transformamos en perfeccionismo y eso hace que nos autovigilemos y que no disfrutemos. En lugar de perfeccionismo es preferible la excelencia, que está al servicio de ser mejor.

Michael Jordan dijo en una ocasión: "He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. 26 veces han confiado en mí para tomar el tiro que ganaba el juego y lo he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y eso es por lo que tengo éxito". Eso es la excelencia.

-Hablando de felicidad, usted la equipara a una fórmula que sería a concentración más creación más diversión. ¿Tan fácil es?

No lo digo yo. Lo dice el doctor Mihaly Csikszentmihalyi, quien estudió más de 100.000 momentos de felicidad de 35.000 personas diferentes y observó que todos esos momentos compartían tres aspectos fundamentales: concentración más creación más diversión.

A esos instantes, que él describe como de auténtica felicidad, los llamó momentos 'flow'. Cuando alguien está en lo que está parece que todo fluye. En cuanto a la creación, los trabajos que nos gustan son aquellos en los que nos sentimos participativos, creadores.

El tercer componente es la diversión, que tiene mucha importancia y es un predictor de eficacia. Todo lo que nos aburre en nuestra vida nos aleja, nos desconecta. Provocar estas tres cosas nos hace ser mejores en lo que hacemos.

-Pero hay trabajos en los que está mal visto divertirse

Así es, pero cuando cuando penalizamos la diversión hacemos equipos muy aburridos y los clientes se alejan de las marcas aburridas.

¿Te imaginas a Rafa Nadal aburriéndose en la pista y jugando como juega? Si no me divierto una de las cosas a plantearme es si esto es lo que quiero hacer. Si no me divierto, igual sería manera de dejarlo. ¿Yo podría vivir con una pareja que me aburra durante toda la vida? La respuesta es obvia.

12 de febrero de 2012

TU PUEDES SANAR TU VIDA con Louise L (Aconsejo Mirar)

                                           

Recomiendo en gran medida ver esta gran pelicula donde la señora Louise L. nos dice como podemos sanar nuestras vidas cambiando nuestra forma de pensar usando confirmaciones positivas.

                          

30 de mayo de 2011

¿Qué puedo hacer para cambiar mi manera de pensar y corregir mis errores?



Dejando de lado los nervios en el cuerpo humano (fibras o tejidos), decimos que los nervios son alteraciones en el sistema nervioso que se manifiestan con inquietud, intranquilidad e irritabilidad.

Las causas de los mismos son diversas, pero en general, estos se manifiestan gracias a programaciones del pasado con las que contamos.

Podría decir sin temor a equivocarme, que todas las personas podemos sentirnos nerviosas en algún momento de nuestras vidas, dadas las condiciones.

Si alguna vez te has parado en frente de una gran cantidad de personas a hablar sobre algo que no tenías planeado, sabrás lo que te digo. Pero muchos quizás controlen su miedo a hablar en público, y los nervios seguirán apareciendo en otros aspectos.

Una regla general en los hombres, es sentirse nervioso al ver una mujer bonita. Y las razones de esto provienen de nuestros ancestros, y la programación genética que han dejado en sus cerebros para evolucionar y convertirnos en lo que somos ahora.

En el pasado, normalmente las mujeres más bonitas eran custodiadas por los machos alfa de una tribu, y cuando un hombre cualquiera quería acercarse a ella, lo más posible era que se llevase una gran paliza, o incluso la muerte.

No es difícil imaginar entonces, cómo esas reacciones del pasado se han transmitido hasta el día de hoy, y explican de cierta manera porque actuamos como actuamos.

De la misma manera, nuestra actitud nerviosa se expresa en diferentes ámbitos de nuestra vida, simplemente por pre-programaciones a nuestra mente reactiva, por esa lista inconsciente de reacciones que tenemos ante ciertas eventualidades.

Dicho esto, primeramente no te deberías culpar de sentirte nervioso. Es algo natural, es una combinación de tus miedos e inseguridades, pero como cualquier otra actitud en la vida, esta puede ser cambiada y mejorada con simples ajustes a tus hábitos.

Es fácil pensar entonces, que todo este nerviosismo que se pueda generar en nosotros, en realidad no es más que una cuestión enteramente mental, el sentirnos nerviosos es algo que se forma dentro de nuestras cabecitas, y con ello contamos con un excelente punto de partida para lograr erradicarlos, o al menos minimizarlos tanto como sea posible.

Al pensar en nuestra mente reactiva, vemos que son nuestros comportamientos y experiencias pasadas los que dictaminan la manera como nos sentimos ante ciertas situaciones. Es por lo tanto el brazo a torcer de nuestro ser, es el punto de partida para hackear nuestra mente y lograr dejar los nervios.

Seguridad en Sí Mismo:

Empecemos por las inseguridades. Si sientes nervios en algún momento, quizás se deba a que tengas algunas inseguridades. Por ejemplo la más típica es la de: ‘ No soy capaz’ . Esto, a pesar de que suena muy sensato en muchos casos, no es más que una limitante mental, que las personas se imponen a sí mismas.

Si otros pueden entonces Yo Puedo, y si otros no han podido, quizás Yo Si Pueda. Recuerda que ‘ Imposible, no es más que una simple palabra‘.

Si logras darte cuenta de que gran parte de los nervios que sientes son causados por ti mismo y tus inseguridades, entonces trabajar en tu autoconfianza, y seguridad en sí mismo, te ayudará sobremanera a superar ese miedo escénico.

Es la Confianza en sí mismo la que te permite actuar con templanza y proceder de forma recta y sin titubear ante las adversidades. Si eres un hombre confiado, podrás acercarte a la chica que te gusta sin problemas. Pero si piensas que eres feo, que no caminas bien, que no sabes que decirle, por supuesto que ella lo notará, y esto se verá reflejado en tus nervios.

Finalmente si esto ocurre, acabarás por arruinar la situación, y reafirmar tu mal autoconcepto de que quizás eres feo, o que quizás no tienes lo que se necesita para conquistar o seducir a una mujer.

Pero nada de esto es cierto, lo que en realidad ocurre es que tus nervios actúan por ti.

Déjalos de lado y enfócate por un tiempo en mejorar tu autoconfianza, y la manera como te ves a ti mismo.

¿Cómo Dejar Los Nervios?:

Miedos

Es inevitable no sentir miedo. El miedo es algo que sentimos desde que nacemos, algo que incluso los bebés tratan de disminuir acercando sus manos a su cabeza. Quizás no existan peligros reales para un bebé normal, pero sus miedos hacen que este esté preparado para al menos protegerse con sus pequeños brazos.

Mientras crecemos las cosas a las que le tememos varían. Y cuando somos niños, quizás le tengamos miedo a los rayos (truenos) o incluso a algunos animales. Pero a medida que nos vamos convirtiendo en personas adultas, en realidad los miedos no disminuyen. Simplemente cambian de forma.

Luego quizás muchos tengan miedo a mostrar su desempeño ante muchas personas.

Una buena forma de superar los miedos, es lanzarse al vacío sin tener tiempo ni siquiera de pensar.

Recuerdo cuando estaba más pequeño, y le temía a lanzarme en el agua de una piscina a modo de clavado. Alguna vez fui con un tío que dijo que me enseñaría, y lo que hizo este la primera vez sin preguntarme nada, fue tomarme por la cintura y lanzarme de cabeza al agua.

Fue una experiencia entre miedosa, pero emocionante, tanto que quise repetirla, esta vez, ubicando mis manos en la posición correcta. Pasados algunos minutos yo ya lo estaba haciendo por cuenta propia.

Conozco personas de mi edad que aún le temen a los clavados en piscina, pero también conozco a otras personas que no lo piensan dos veces antes de saltar de grandes riscos y llegar a caer en un río profundo.

Los nervios se manifiestan de forma diferente en las personas, y los miedos son un buen motivo de los mismos. Así que si logras controlar tus miedos, y lanzarte al vacío en cualquiera que sea la actividad a la que le temes, estarás un paso más cerca de dejar de lado los nervios.

Comunicación Insuficiente

Otra forma común de expresión de los nervios, es al socializar con las demás personas. Esto principalmente debido a la insuficiencia que pueda llegar a tener nuestra comunicación.

La recomendación maestra que podría hacerte en este caso, es la de practicar, practicar y practicar.

No hay nada mejor que lograr el éxito contra los nervios, que convertir cierta actividad en rutina. Cuando algo se nos hace familiar, no sentimos miedos, inseguridades y podemos comunicarnos de manera efectiva.

Si te sientes nervioso a hablar con los profesores con respecto a tus notas, empieza a hablar con ellos de otras cosas. Pregunta en clase, sé más activo y enfócate en crear comodidad, comunicativamente hablando.

Si tu miedo es con las personas del sexo opuesto, empieza desde ahora a saludar a todos los que te encuentres en el camino, regala una sonrisa a quienes te miren, cultiva la cordialidad y la amabilidad.

Empieza por entablar pequeñas conversaciones que no tengan objetivos claros, con las que puedas aumentar tu seguridad y reflejarla con los demás.

No Ser Directo y Asertivo

La asertividad como herramienta de comunicación se sitúa en el medio de la pasividad y la agresividad, de manera tal que nos permite, sin pasar por encima de los demás, comunicar lo nuestro de forma madura y certera.

Si no eres asertivo, quizás sientas más nervios que los demás, por lo que cultivar tu asertividad suele ser una gran idea.

No Depende De Los Demás

Tus nervios son tuyos.

No son de nadie más, ni son provocados por los demás.

Deberías tomar una actitud ante la vida, en la que no te importe lo que piensen los demás al respecto. No deberías hacer tu vida con base en la de otros.

No deberías actuar pensando en como lo verán otros, obviamente sin sobrepasar los límites de lo moral o legal.

Pero el punto importante es que debes tener en cuenta que si actúas pensando en la manera como los demás te van a ver o a calificar, pues tendrás grandes problemas. Cada uno de nosotros somos diferentes, y tenemos una visión del mundo un poco distinta, por lo que la forma como alguna persona te vea y como yo te vea a ti, puede variar.

En algunos casos pueden felicitarte y regañarte al mismo tiempo, por la misma actividad.

Por lo que realmente no es que lo que los demás digan sobre lo que haces esté bien o mal.

Lo que verdaderamente importa es lo que tú pienses de ti mismo, y lo que hagas con tu vida. Los demás tienen su propia vida y están ocupados en ello, tu también deberías ocuparte de la tuya sin importar lo que piensen o digan otros.

Dejar los nervios, requiere de constancia y práctica, y que lo apliques en diferentes aspectos de tu vida simultáneamente (o no). Pero requiere acción.

La acción es importante y veo que estás comprometido con ella, pues leer este artículo y llegar hasta acá, muestra de tu parte que realmente quieres cambiar. Ya tienes adelantado el 50% del camino.

Ahora lo que sigue, es tener en cuenta que si practicas, dejas de lado tus miedos, cultivas tus inseguridades, mejoras tu asertividad e insuficiencia de comunicación, tus nervios serán cosa del pasado.

Sigueme en tu email